¡Hortalízate!

¿Te gustaría tener un huerto en tu propia casa? Cultivar es una actividad muy divertida y lo puedes hacer en un espacio mucho menor del que te imaginas. Para que te pongas manos a la obra, ahora cuentas con una extraodinaria ayuda: Mi primera guía sobre el huerto urbano, un libro en forma de cuaderno, muy práctico y divertido, con el que podrás jugar a ser todo un agricultor de ciudad.

Vale, pero ¿qué cultivar? Pues nada mejor que hortalizas porque las puedes cultivar hasta en la terraza de casa y tienen que estar presentes siempre en tu dieta,  ya que te proporcionan muchas vitaminas. No, no las mires a las pobres con mala cara. Haremos una cosa, repasaremos algunas cosas curiosas sobre las hortalizas y ya verás cómo te acaban cayendo más simpáticas.

Medicina de ajos

El ajo se utiliza en todo tipo de guisos y salsas como condimento. Eso, hoy. Hace un tiempo, y desde la época de los griegos, se empleaba como medicina y desinfectante. Claro, con lo fuerte que huele debía dejar KO a las bacterias.

¡Ay, qué disgusto de cebolla!

Tiene propiedades similares al ajo, pero hay que tener cuidado al cortarlas, porque producen un sulfóxido irritante que te hace llorar sin remedio. ¡Snif, snif! Para evitarlo, hay que dejarlas un rato en la nevera antes de trocearlas.

Guisantes prehistóricos

Pequeño, redondo y verde, el guisante es una de las hortalizas más antiguas que se conocen. Se han encontrado restos en yacimientos que tienen hasta 9.000 años de antigüedad. ¡Seguro que están caducados!

Santos canónigos

Los canónigos son las hojas de una planta pequeña que se utilizan para ensaladas. Su curioso nombre se debe a que durante muchos años fue cultivada como lechuga en los huertos de los monasterios.

Cara de acelga

Pese a que es muy rica en vitaminas, la acelga tiene un sabor que no gusta demasiado a los niños. Su color, verde pálido, es similar al que a veces presentan las personas que no se encuentran bien, a quienes se les dice que tienen “cara de acelga”.

No te miento si te digo que pica este pimiento

No todos, pero lo cierto es que algunas variedades de pimientos te pueden hacer ver las estrellas, como el chile (muy utilizado en Centroamérica) o los pequeños pimienos del Padrón, que ya se sabe que “unos pican y otros no”.

Espinacas, no tan fuertes

Como tienen mucho hierro, las espinacas se convirtieron en el arma secreta de un célebre personaje del cómic, Popeye el marino. En la realidad, nuestro organismo no llega a asimilar todo su contenido en hierro. Así que tampoco hay que pensar que atiborrándonos a espinacas terminaremos convertidos en Superman.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: