Aldente y el caso del ratoncito. Capítulo 9: “El filme revelador”

Hay gente que es mala. No sé por qué. Les gusta meterse con los demás, hacer daño. Este tipo de personas me dan una rabia tremenda. Pero, en especial, Pistacho Mamarracho. Me pone malo. Aún no me explico cómo fue capaz de lanzar a la trituradora a ese inocente grupo de lentejas cocidas. ¿Qué objetivo perseguía? No pude hacer nada por las lentejas, pero sí capturé a Pistacho y logré que fuera a prisión. Desde entonces, juró vengarse. Y creo que es lo que intenta hacer ahora.

-Mac, han dejado un paquete para ti -me anunció Magdalena Morena envuelta en una estrafalaria túnica de color limón. Alguien le había dicho que le hacia más delgada.
-¿Tiene aspecto de bomba? -pregunté temiendo que se tratara de un envío de Pistacho.
-Más bien parece un CD.

Alba C. (Villanueva de Córdoba)

Al abrirlo comprobé que no se trataba exactamente de un CD sino de un DVD. ¿Un vídeo amenazador de Pistacho Mamarracho? No, demasiado cobarde para dar la cara. Salí de puntillas del despacho para no despertar a mis familiares. Después de la aventura del zoo, Hulkarrón, Macpitufo y Súper Mac se habían quedado dormidos en el sofá, uno encima del otro. De forma sigilosa fui en busca de Robotijo. A la altura del estómago, tenía un reproductor de DVD, pequeño pero funcional. Coloqué a Robotijo contra la ventana para evitar reflejos y me senté en una silla frente a él.

Laura C. (Teruel)

El DVD me lo enviaba una niña de Navarra. No sé cómo demonios se había enterado de que estaba tras la pista del Ratoncito Pérez. En una nota adjunta me decía que, sin querer, su cámara de vídeo se había quedado encendida durante la noche y que había grabado algo que me podía interesar. Inserté el disco y comenzó la reproducción. Aunque oscura, la imagen no dejaba lugar a dudas: una niña dormía feliz en su cama. Una hora de ronquidos después, la película se terminó. ¿Por qué pensaría esa niña que me interesaría verla roncando? Estuve tentado de tirar el DVD a la basura. Pero antes se me ocurrió probar la aplicación de Robotijo para reproducir imágenes a cámara lenta. Fue de esta forma cuando de pronto vi cómo una sombra cruzaba la imagen. Puse el reproductor de Robotijo más lento aún. Y ahí lo descubrí. Un pequeño ratoncillo pasaba a toda carrera junto a la mesa del dormitorio, se llevaba un diente y dejaba una moneda. Pero esto no fue lo que más me llamó la atención. Tuve que pasar la imagen repetidamente para asegurarme de que la vista no me engañaba. Por sorprendente que pudiera parecer, no quedaba ninguna duda: el ratoncillo llevaba consigo una maleta y vestía bañador y chanclas.

CONTINUARÁ…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: