Aldente y el caso del ratoncito. Capítulo 10: “Lluvia de macarrones”

Isabel V. (Oviedo)

Las imágenes del Ratoncito Pérez con maleta, bañador y chanclas me dieron mucho que pensar. Y así estaba yo, pensando, cuando Hulkarrón se plantó ante mí.
-¡Huk! ¡Huk!
Lo dijo con una cara de penita tremenda, pero tenía razón: las vacaciones entraban en su recta final y mis familiares debían regresar a sus hogares. Sin duda, la tristeza era mayor para ellos que para mí, puesto que yo necesitaba un poco de tranquilidad para resolver de forma definitiva la desaparición del Ratoncito Pérez. Aún así, y para quedar bien, apreté los labios intentando mostrar una expresión apenada.
-¿Te duele la tripa, Al? -me preguntó Magdalena Morena al verme-. Haces cara de tener que ir al baño con urgencia.

En cuanto Hulkarrón, Macpitufo y Súper Mac tuvieron listos sus equipajes, me brindé a acompañarles a la Estación Central y así asegurarme de que tomaban el tren adecuado. Pero justo cuando atravesábamos un estrecho callejón mal iluminado que daba acceso a la entrada lateral de la Estación, ocurrió algo insólito: ¡comenzaron a llover macarrones!

Al principio pensé que se trataba de algún extraño fenómeno meteorológico. Como el tiempo estaba tan loco… Sin embargo, cuando mis familiares y yo comenzamos a quedar literalmente sepultados entre centenares de macarrones y, sobre todo, cuando distinguí a Pistacho Mamarracho en el tejado de la casa más cercana, comprendí que aquello no tenía nada de fenómeno natural. ¡Era una de las clásicas emboscadas del malvado Pistacho!

Lluvia de macarrones

Gracias a la fuerza de Hulkarrón logramos hacer una torre de macarrones improvisada para que yo me colocara en lo más alto. Con un pequeño salto, llegué hasta el tejado y le corté el paso a Pistacho Mamarracho.
-Se acabaron tus fechorías, Pistacho. Es hora de que pases una temporada a la sombra.
-Antes tendrás que cogerme, Aldente. ¡Ja, ja, ja!
-Pistacho, el que te está sujetando del brazo soy yo -le aclaré.
-Ahí va, pues es verdad -tuvo que reconocer el criminal.
Desde la calle llegó el sonido de unos aplausos.
-¡Es mi héroe! -exclamó Magdalena Morena. Pero… ¿de dónde había salido? No sé cómo se las ingeniaba pero, siempre que detenía a un delincuente, Magdalena aparecía en el lugar para decir que yo era su héroe. Curiosa costumbre.

Alicia P (Moaña, Pontevedra)

En la misma Estación Central entregué a Pistacho Mamarracho a los muchachos de la policía. Ellos se encargarían de ponerlo en su sitio. Luego, tuvimos que correr hasta el tren que debían coger mis familiares. Hulkarrón no pudo contener las lágrimas, Macpitufo tuvo que sonarse sus mocos azules y hasta Súper Mac, pese a hacerse el duro, terminó haciendo algunos pucheros. Yo repartí abrazos entre todos y les invité a que el siguiente verano volvieran a visitarme. Sabía que luego iba a arrepentirme de aquello, pero ¿qué decir en unos momentos tan emotivos?

Tras la partida de mi familia, di media vuelta para salir de la estación cuando por megafonía anunciaron la inminente partida del tren que iba a Playa Solete. No sé por qué razón se me vino inmediatamente a la mente la imagen del Ratoncito Pérez en bañador y tuve lo que vulgarmente se conoce como “corazonada”. Hay quien lo llama astucia, olfato, sexto sentido. Sólo lo poseen los mejores detectives del mundo y ayuda a resolver muchos misterios. Por eso me detuve y le anuncié a Magdalena que no volvería por el momento a la oficina. Antes, tenía que subir a un tren. Alguien podía estar esperándome en la playa.

¡¡No te pierdas la próxima entrega de Aldente y caso del ratoncito con la resolución final del misterio!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: