El caballo del mosquetero

Todo mosquetero que se precie necesita una buena cabalgadura. ¿Cómo? ¿Que tú aún no tienes caballo? ¡Rayos y centellas! Eso hay que solucionarlo ahora mismo. Sigue estos sencillos pasos y, en un abrir y cerrar de ojos, te verás cabalgando velozmente por el pasillo de casa.

Lo que necesitamos: 
a) Un palo largo
b) Un calcetín
c) Papel de periódico
d) Tijeras
e) Una cartulina
f) Lana
g) Cola blanca
h) Dos pelotas de ping-pong
i) Un rotulador permanente
j) Cuerda

Paso 1
Las pelotas de ping-pong servirán como ojos. Píntalos con el rotulador permanente. Luego, dibuja un óvalo alargado en una tira de cartulina y recórtalo. Esto serán las orejas de tu caballo.

Paso 2
Corta los trozos de lana, átalos y encólalos en el centro de las orejas. ¿Ya has descubierto lo que estamos haciendo? Se trata de la crin del caballo.

Paso 3
Encola los ojos y las orejas en el talón del calcetín que vayas a usar y déjalo secar.

Paso 4
Rellena el calcetín con papel de periódico, introduce el palo y sujétalo, anudándolo con una cuerda. Puedes intentar hacer el nudo tú o pedirle ayuda a tus padres. Es importante que quede bien sujeto para que no vayas perdiendo la cabeza en cuanto eches a galopar. Cuando tengas claro que la cabeza del caballo está bien segura, dobla las orejas de cartón hacia arriba y píntalas.

¡Ya estás listo para salir trotando! ¡¡Arre, caballo!! ¡¡Al encuentro de los mosqueteros!! 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: